Cómo en todos los canales de marketing, la práctica hace al maestro. Y para ayudarte a acelerar este proceso con los SMS te damos las claves: lo que hay que hacer y lo que no.

Desde el año 2005 más de 180.000 negocios en Europa han enviado millones de SMS con nosotros. Desde un simple recordatorio a una promoción de temporada. Y hemos visto de todo, bueno, menos bueno y malo.

Para ayudarte con tu próxima campaña hemos recopilado las mejores y las peores prácticas para que las tengas en cuenta antes de ponerte manos a la obra.

Lo que SÍ hay que hacer

Se creativo con el nombre del remitente

Añade un poco de personalidad a tu campaña de SMS y saca una sonrisa a tus usuarios cambiando el nombre de remitente. Por ejemplo, si tienes una tienda y vas a mandar una campaña de navidad puedes cambiar la identidad de quien envía el mensaje y hacerlo de parte de Papa Noel o del Rey Melchor. O si tienes un restaurant y quieres aumentar las reservas de la noche de San Valentín puedes enviar los mensajes de parte de Cupido.

Elabora mensajes cortos

Tanto si vas a mandar un recordatorio de reserva o una oferta de Black Friday, la mejor receta para tener éxito es concisión y simpatía. El año pasado un estudio realizado por Wyzowl desveló que la media de atención de un usuario era de 8,25 segundos. Lo que dura un suspiro.

Redacta un mensaje corto, sucinto y fresco con los 160 caracteres. Pero si puedes hacerlo en 100… mejor todavía.

Integra tus campañas de Marketig SMS

La holística está de moda, pero además tiene sentido, y en este caso es buscar una visión global de todas las estrategias de comunicación y sacar lo mejor de cada canal. Es cierto que el email marketing está cada vez más saturado, recibimos más de 51 emails a la semana, pero sigue siendo una herramienta muy popular.

Puedes integrar los SMS con Dotmailer o con cientos de plataformas CRM, aplicaciones o programas de gestión a través de nuestra API SMS API GRAUITA.

Haz referencia a otros canales de comunicación que hayas utilizado y los usuarios agradecerán el tiempo que dedicas a mejorar su experiencia. Si mandas un SMS después de hacer una campaña de emailing incrementarás significativamente las oportunidades de que tu mensaje se lea.

Da a tus usuarios la opción de no recibir más mensajes

Quizá tus usuarios te hayan dado su consentimiento para que te comuniques con ellos, pero también pueden cambiar de idea.

Actúa responsablemente y dales la opción de exclusión al final del mensaje. Además, esto beneficia a tu negocio ya que no quieres estar gastando tu dinero en un posible cliente que no quiere saber nada de tus productos o servicios. ¡Vamos, qué está frio como un iceberg! Mantén tu base de datos limpia, con los contactos que mantienen alguna puerta abierta y obtendrás mejores resultados.

Lo que NO tienes que hacer

No incluyas URL largas y feas.

Si quieres incluir un enlace a un artículo, un archivo o una página web móvil, no olvides acortarlo. Un enlace largo, además de comerse unos cuantos caracteres valiosos, resulta poco profesional y puede ser confundido con spam. BitlyGoo.gl y Ow.ly son herramientas para acortar URL. Y también puedes hacerlo dentro de nuestra plataforma y si añades el track de seguimiento podremos darte informes de los clicks.

No bombardées a tus usuarios.

Siempre hay que pensar en el equilibrio. ¿Cuántos mensajes has mandado a tus usuarios este mes? El estudio “Radiografia de los SMS” reveló en 2016 que el 68% de los consumidores aceptarían recibir un mensaje promocional de una marca una vez al mes o más.

Estadisticas de SMS por sectores

Esta tabla es orientativa, pero nos recuerda que es muy importante mandar solo información relevante, personalizada y lo más segmentada posible en el momento oportuno.

No escribas como los adolescentes

Aunque hay que ser originales y creativos, acortar las palabras como hacen los adolescentes no es conveniente. Resulta poco profesional y puede ser malinterpretado por el receptor. Además, corres el riesgo de parecer un cuarentón que se quiere hacer el guay para llamar la atención de los jóvenes.

No lo dejes para el último momento

A veces una campaña de último minuto puede ser muy exitosa si la oferta es buena. Pero hacer esto siempre puede ir en detrimento del impacto de tus comunicaciones. Organízate y trata de planear las campañas por meses, aunque luego las modifiques. Además, puedes ahorrar un buen dinero.

Piensa que si mandas tu campaña de Navidad el día 22 de diciembre puedes tener la suerte de tener en tu base de datos a alguien que le haya tocado la lotería, pero lo normal es que la mayoría de los consumidores ya haya hecho sus compras o tengan claro que es lo que les falta. Date el tiempo para llegar a todo tu mercado potencial.

Para más consejos síguenos en Twitter, Facebook o Linkedin.